Shiatsu y embarazo

Dado que el Shiatsu aumenta la energía vital y equilibra las hormonas puede amentar la fertilidad de aquellas personas que quieran tener un hijo.

Durante el embarazo, en los primeros meses por precaución es mejor no recibir ninguna estimulación. Después, el Shiatsu puede ayudar a la embarazada a prevenir dolores de espalda, ciáticas, problemas circulatorios, retención de líquidos, insomnio, ansiedad, etc.

Siempre va a ayudar a mantener un buen estado de salud tanto físico como mental para llegar fuertes y animadas al parto.

Cuando éste se aproxime, se podrán presionar y tratar con moxa los puntos descritos en  la Medicina China para favorecer la labor del parto siendo mi experiencia hasta ahora en este sentido muy positiva.